Propuestas como la derogación de la reforma educativa, recortes a ciertos rubros educativos, así como la desaparición del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, son preocupantes, plantea Jennifer O’Donoghue, directora de Mexicanos Primero.
En el 2018, la educación se convirtió en un tema político, por ello los avances fueron escasos; lamentablemente el escenario para este año no es muy optimista porque en materia educativa se advierten riesgos de retrocesos, consideró Jennifer O’Donoghue.

En entrevista, la directora general de Mexicanos Primero comentó que en el año que terminó la educación fue parte de los discursos electorales, e incluso de la transición, generando incertidumbre entre las autoridades educativas y profesores, quienes no lograron continuar con la implementación de la reforma educativa.

“Hubo una implementación inadecuada, inoportuna y a veces inexistente, y eso significó que los posibles beneficios de las reformas del 2013 no llegaron a las aulas, a los maestros y a los niños”.

Planteó que derivado del discurso y acciones de la administración federal que está iniciando, el escenario para la educación es preocupante por propuestas como la derogación de la reforma educativa, recortes a ciertos rubros educativos, así como la desaparición del Instituto Nacional de Evaluación Educativa.

“Estamos viendo en las iniciativas aspectos que podrían representar retrocesos muy importantes para el país en cuanto a educación.  Hay una visión del derecho a la educación de regreso a un pasado donde la educación fue pensada sólo como el acceso a una escuela. Logramos en los cambios del 2013 poner la palabra aprendizaje en la Constitución, y ahora proponen quitarla, eso representaría retrocesos. Tenemos que defender el derecho a la educación”.

En ese sentido, dijo que la discusión debería ser cómo promover el máximo desarrollo de una persona y no sí el derecho a la educación se limita a estar o no en la escuela.

Asimismo, dijo que desaparecer al INEE, que es la instancia encargada de evaluar el progreso en la garantía a la educación, es una decisión equivocada porque en un país como México debe existir un instituto que asegure que los gobiernos en turno realmente implementen estrategias que garanticen el derecho a aprender a cada niño, niña y joven del país.

Consulta la nota completa en: El Economista

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here