La sexualidad humana es un asunto individual cuando se trata de su ejercicio gozoso y placentero entre dos personas que deciden practicarla, pero se convierte en un asunto público y de análisis social o político cuando se violenta el derecho a la información, se viola el derecho a la salud, las garantías sexuales y reproductivas o se impone un deber desde concepciones prejuiciadas o dogmáticas en espacios educativos, médicos y de justicia.

Estos planteamientos y muchos otros fueron analizados, discutidos y deliberados en más de 168 ponencias, trabajos libres y conferencias magistrales durante el VIII Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología, Femess, que convocó a más de 800 especialistas de todo el país el pasado mes de octubre en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en donde los y las participantes hicieron un llamado a que el Gobierno mexicano dé cumplimiento a la Declaración Ministerial firmada en 2008 por funcionarios federales en conjunto con ministros de Educación y Salud de América Latina y el Caribe, para, entre otras cosas, abatir los índices de vih/sida. Marco Antonio Torres, sexólogo del estado de Chiapas y presidente del Congreso, subrayó que el principal reto de la educación en México consiste en formar nuevas generaciones de jóvenes con información integral y humanista sobre sexualidad, lo que permitirá construir una sociedad más incluyente, funcional y productiva, con lo que se contribuirá a reestructurar el tejido social y favorecer el diálogo abierto en favor de una nueva cultura de respeto a las diferencias.

En tanto, Luis Perelman Javnozon, presidente, hasta ese momento, de la Femess, planteó ante representantes del Gobierno Federal y del estado de Chiapas, la necesidad de implementar políticas públicas que garanticen una mejor salud sexual para la población, en particular hacia jóvenes y sectores excluidos de ellas, pues a pesar de los trabajos realizados en las clínicas, aulas, talleres y ámbitos de investigación, son vitales —comenta Perelman—: “Espacios a través de los cuales se pueda llegar a más gente” y “que estén constituidos por políticas públicas eficaces”.

El Congreso contó con la presencia de destacados investigadores en temas de sexualidad a nivel nacional e internacional, como el decano de la sexología mexicana, Óscar Chávez Lanz, quien dictó una conferencia magistral en la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), en donde aseguró que muchas conceptualizaciones básicas en torno al estudio de la sexualidad son binarias, es decir: “Se basan en ideas simplistas que relacionan a los objetos de estudio con sólo dos estados o valores”. Ante más de doscientos estudiantes chiapanecos explicó que las expresiones y el comportamiento sexual son un “amplio conjunto de condiciones en las que la persona encuentra satisfacción, estimulación y orgasmos, conocidas como filias”. En este sentido, aseguró que las fantasías no necesariamente se deben a “deseos insatisfechos”, y que sostener esto es invadir la privacidad de las personas.

El biólogo de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dijo que tener una identidad de género no implica asumir la actuación y atracción erótica del estereotipo vigente: “La identidad no se puede cambiar, se cambian las actitudes o las conductas”. Por su parte, el ministro Sergio Valls Hernández presentó su libro Transexualidad y matrimonio y adopción por parejas del mismo sexo , escrito en coautoría con el ministro Juan N. Silva Meza.

Ante un auditorio repleto, Valls apuntó que los fallos a los que hace referencia el libro se están poniendo a la par de una sociedad “cada vez más activa, demandante y consciente de sus derechos”. Para ambos casos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sostuvo una posición protectora de los derechos humanos de ciertas minorías —las personas transexuales y la comunidad homosexual— admitiendo que se otorgue una nueva acta de nacimiento a las personas transexuales, permitiéndoles el reconocimiento de su auténtica y verdadera identidad y determinando que el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción no contravienen la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.

Valls aseguró que en las sentencias emitidas por la SCJN hay una intercomunicación con el derecho internacional y sus tendencias modernas, además de que dotan de protección constitucional al derecho de configuración de la familia de cada mexicano: “No hay una mención de la familia en la Constitución, los mexicanos tenemos la libertad de formar nuestra familia como mejor nos parezca”, precisó.

Una de las participantes internacionales fue Joycelyn Elders, ex directora de Salud Federal de los Estados Unidos durante el gobierno de Bill Clinton, quien dijo haber sido destituida por presión de grupos conservadores por pronunciarse a favor de la masturbación. En su participación explicó que las actitudes sobre el sexo dependen de la edad, posición política, estado civil, género, religión, orientación sexual, cultura y entorno comunitario o poblacional. En materia de derechos sexuales —agregó Elders—, en su país las disfunciones sexuales afectan la calidad de vida de entre 10% y 52% de los varones y de 25% a 63% de las mujeres. A pesar de ello, “los políticos conservadores destinan mil 500 millones de dólares para fomentar la abstinencia hasta el matrimonio… se preocupan por el aborto, pero no tienen el sentido común de observar lo que sucede con los jóvenes. La abstinencia por sí sola no funciona, es necesario brindar educación sexual para que tomen buenas decisiones”.

Haber sido la doctora  de los estadounidenses en el periodo referido, le dice que “sólo mediante estrategias en educación, prevención, intervención, investigación y liderazgo, encabezadas por la sociedad civil organizada, se obtendrán resultados positivos en la lucha por una mejor salud sexual y reproductiva”.

El congreso también convocó a mujeres y hombres de los medios de comunicación en donde Patricia Kelly, Irene Moreno, Silvia Olmedo, Gladys Bonifaz, Yudiel Flores y yo, coincidimos en la importancia que tiene comunicar desde los medios sin prejuicios, con un sentido de responsabilidad y ética, sin dejar de lado la perspectiva lúdica de la sexualidad. “Informar sobre sexualidad en los medios es un reto cultural en beneficio de las audiencias, pues los prejuicios pronunciados en los medios pueden causar mayor ignorancia en las audiencias, por lo que es importante reivindicar siempre el derecho a la información objetiva y científica, siempre alejada de prejuicios ancestrales”, convenimos.

ANTES DE IRSE…

Los más de 800 participantes se pronunciaron porque la convicción de que los derechos consignados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sustentados en la dignidad, no se sometan a votación ni a negociación. Se comprometieron llevar a todos los rincones del país la defensa del estado laico ante los embates de grupos conservadores que frenaban cualquier avance. Desde el espacio del Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología se pronunciaron porque el estado Mexicano garantice la pluralidad de opiniones y por el derecho de todas las personas a decidir sobre el ejercicio de su sexualidad, para contrarrestar a los “grupos fundamentalistas” que mediante el desconocimiento de las diversidades culturales y sociales, pretenden imponer “una sola forma de ver el mundo, la vida, la sociedad, la familia y la sexualidad”.

Al concluir el Congreso, se anunció que la abogada Marcela Martínez Roaro es la nueva presidenta de la Femess y agradecieron a la Unach, a la Secretaría de Salud local, al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), al Consejo Nacional de Población (Conapo), a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (cndh), al Centro Nacional para la Prevención y el Control del vih/sida (Censida) y a la empresa Bayer por el apoyo para la realización del Congreso. Asimismo, informaron que el siguiente Congreso Nacional de la Femess será en octubre de 2013, en el estado de Aguascalientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here