ESPAÑA CURSO ESCOLAR:GRA043. TOLEDO, 10/09/2014.- Un grupo de niños en su primer día de clase del curso escolar que arranca hoy para 195.000 alumnos de Educación Infantil, Primaria y Especial en Castilla-La Mancha con una novedad, la aplicación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) que afectará a más de 60.000 estudiantes de primero, tercero y quinto de Primaria. EFE/Ismael Herrero

ESPAÑA CURSO ESCOLAR:GRA043. TOLEDO, 10/09/2014.- Un grupo de niños en su primer día de clase del curso escolar que arranca hoy para 195.000 alumnos de Educación Infantil, Primaria y Especial en Castilla-La Mancha con una novedad, la aplicación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) que afectará a más de 60.000 estudiantes de primero, tercero y quinto de Primaria. EFE/Ismael Herrero

El Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU ha publicado un contundente informe sobre el sistema educativo español que denuncia un trato injusto y discriminatorio a miles de niños y niñas. El grupo de expertos asegura que en España se vulnera el derecho a la educación inclusiva. Tenemos la obligación moral y el imperativo legal de hacer que nuestras escuelas estén diseñadas para todo el alumnado.

A menudo se piensa que cuando un niño o una niña señalado por la discapacidad está en una escuela ordinaria, ya hablamos de educación inclusiva. También se piensa que este alumnado requiere de una educación diferencial, que se distancia de la del resto de compañeros y compañeras, que ha de hacerse en espacios distintos, con profesionales y currículo diferentes.

Asumimos que una persona situada dentro del espectro del autismo o con parálisis cerebral, por ejemplo, tiene unas necesidades educativas diferentes a las del resto del alumnado, lo que requiere de una adaptación individual que limita o impide su participación en clase, la atención de su profesorado, el trabajo sobre los temas del resto de compañeros y compañeras, una calificación con la misma validez, etc.

Todo esto se asienta en una falacia: que el resto aprendemos igual y que por ello ostentamos el derecho al aula y al centro escolar ordinario, al aprendizaje, la participación y el logro allí. Esto desvela que lo que llamamos discapacidad es una cuestión de poder –y por tanto, social–, aunque en las escuelas se siga abordando como una realidad biológica e individual.

Consulta la nota completa en: AgenciaSinc.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here