El concepto de evaluación formativa sigue siendo objeto de algunas dudas en cuanto al enfoque y la implementación que se le debe dar en las escuelas. Es común que la evaluación, en muchas instituciones educativas, se siga limitando a proporcionar una calificación numérica, dejando de lado el aspecto formativo, es decir no se proporcionan devoluciones con fines de mejora.

Para evaluar desde el enfoque formativo es necesario realizar un seguimiento sistemático del aprendizaje de los alumnos, a partir de la recolección de evidencias relacionadas con su desempeño. Reunir dichas evidencias sin el análisis del desempeño y la propuesta de mejora, no es parte del enfoque formativo de la evaluación porque no contribuye al logro educativo.

Una evaluación formativa brinda

A los alumnos:

-información para tomar decisiones sobre su propio aprendizaje

-Compromiso para mejorar sus aprendizajes

A los docentes:

-Comprensión sobre los procesos de aprendizaje de los alumnos para poder así identificar los apoyos que éstos necesitan

A los padres de familia:

-Conocimientos sobre el nivel de logro de los aprendizajes de sus hijos

-Orientaciones para apoyarlos

A las autoridades escolares:

-Conocimiento sobre la implementación del currículo

-Estrategias para focalizar apoyos

¿Qué caracteriza a un docente que evalúa con base en el enfoque formativo?

El docente que evalúa desde el enfoque formativo, reflexiona constantemente acerca de los aprendizajes esperados; los criterios de evaluación; informa a los alumnos lo que quiere que aprendan y retroalimenta su trabajo; además de promover que supervisen su desempeño.

Consulta la nota completa en: docentesaldía.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here