Han pasado 100 años desde aquel 21 de febrero de 1910, cuando el gobierno de Porfirio Díaz reconoció oficialmente a la Cruz Roja Mexicana (crm) como institución de beneficencia. De esa época a la fecha, la Cruz Roja ha salvado innumerables vidas y apoyado a millones de mexicanos en situaciones de riesgo o emergencia ante desastres naturales, sin interponer en su auxilio preferencias políticas, sociales, étnicas o religiosas.