jose-antonio-marina-k89D-U5094398614Zc-624x385@RC

¿Es necesario cambiar la educación para cambiar el mundo?

La educación es lo que nos configura como especie. Somos la especie que educa a sus crías y de la educación depende la evolución de los seres humanos. El aprendizaje es el motor evolutivo. En el resto de los seres vivos la evolución funciona por otros procedimientos, funciona por mutaciones aleatorias y selección natural. En el ser humano hay una tercera fuerza evolutiva que es la capacidad de aprendizaje y la transmisión de conocimiento.

¿Por qué cree que es necesaria esta transformación?

Cuando hablamos de que tenemos que transformar la escuela, lo hacemos por dos motivos. En primer lugar, lo hacemos porque la educación española es mediocre. No es terriblemente mala, hemos hecho muchas cosas bien, pero es mediocre y está estancada. Pero, además, es que todas las escuelas del mundo, incluso las que son extraordinariamente buenas, deben adaptarse a un mundo cambiante. Una escuela que sea más lenta que los cambios del mundo no está preparando bien a sus alumnos. Por este motivo siempre hay que transformarse.

Cuando se plantea cambiar la educación, lo primero que se pone en el punto de mira es la formación del profesorado. ¿Es realmente la clave para lograr los nuevos retos que se plantea la educación?

Hay que insistir en qué es lo que puede mejorar de forma más rápida la educación. No se trata de mirar la razón del fracaso educativo, porque hay razones muy complejas, por ejemplo, razones económicas, de depredación cultural, etc. Pero la fuerza que puede cambiar la escuela siempre son las personas que están cerca de ella, en este caso dentro mismo del aula.

¿Cuál cree que es el mayor problema del sistema educativo español?

Uno de los problemas de la educación en España es que los políticos han pensado que la escuela se cambia a golpe de legislación, y esto no es verdad. Muchas veces, las reformas que sobre el papel están muy claras, nunca llegan a concretarse ni a llevarse a cabo. En España, hay que mejorar lo que sucede en el aula y esto significa dar más protagonismo y formación a los profesores, dar más responsabilidad a directos e inspectores, dar más autonomía a los centros y fomentar la cooperación entre familias y centros. Esto último en España pasa por horas bajas.

Si se les diera más autonomía, ¿los profesores estarían capacitados para llevar a cabo las transformaciones que necesitan las escuelas?

No, no están preparados porque nadie se ha preocupado nunca de formar a los profesores. No hemos tenido buenos sistemas, los que ha habido han sido desastrosos o nulos. Las leyes educativas nunca han trabajado sobre este tema. No podemos esperar a que haya nuevas hornadas de profesores para aplicar cambios. Lo que he propuesto en el Libro blanco de la Profesión Docente es que se haga un plan urgente de formación de élite para los docentes que ya están en el sistema.

Consulta la nota completa en: Blog.tiching.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here