Cuando la musicoterapia ayuda en el rendimiento escolar.

El rendimiento académico en los estudiantes se ha visto mermado por diferentes factores, tanto internos como externos, en una sociedad cada vez más caótica y en la cual se debe prestar una atención personalizada en los discentes para conseguir un aula homogénea y así tener una enseñanza más integral.

De esta manera, la música desde tiempos inmemorables ha servido para expresar nuestras emociones, y por intermedio de ella realizar una catarsis que nos llena de alegría y de paz.

En estos tiempos en donde la humanidad vive en un mundo competitivo y con un estilo de vida acelerado, es común que muchos estudiantes escolares sufran de estrés que puede afectar su salud, tanto físico y mental; del cual muchos padres no se dan cuenta.

Sin embargo, el saber tocar un instrumento musical puede ayudar a reducir el nivel de estrés y por consiguiente; tal vez, afectaría en su rendimiento académico, beneficiándolo grandemente.

ESTRÉS Y RENDIMIENTO ACADÉMICO

Se ha demostrado que al solo escuchar música se activan ciertas áreas del cerebro que nos produce placer y por consiguiente entramos en un estado de satisfacción y relajamiento. Para el cantautor Peter Marshall la música es una técnica de reducción de estrés que tiene un atractivo inmediato. Nadie se queda sin aliento o trabajar duro cuando pone en marcha su equipo estéreo y escuchar música no requiere de formación ni una habilidad especial.

La música se ha utilizado para aliviar las tensiones propias del día y en el mundo se utiliza en las actividades diarias. La música también puede ser usada para trasladarnos a un estado de ánimo mucho más positivo. Gracias a la música recordamos momentos felices, pero también aumentamos la autoestima y la confianza en nosotros mismos.

Un mínimo del 25% de las enfermedades que sufrimos es asociada al estrés. Escuchar media hora de música suave aunque sea dos veces por semana, reduce significativamente los niveles de estrés y ansiedad. Dice Marshall que el poder de la música tranquiliza a la gente en la sala de espera y reduce el estrés durante intervenciones dentales. Calma a los niños cuando le das una vacuna y alivia el estrés antes de una operación y durante un examen.

AYUDA A LA CONCENTRACIÓN Y LA MEMORIA.

La música con ritmos fuertes hace que la concentración permanezca más aguda y los pensamientos más alerta. Escuchar música suave, en cambio, mejora la capacidad de concentrarse durante más tiempo, y promueve un estado de calma y meditación.

No solamente provoca bienestar y aumenta la creatividad, sino que el efecto dura aún después que la música haya dejado de sonar. La música involucra las porciones izquierdas, derecha anterior y posterior del cerebro, lo cual explica por qué la gente aprende y retiene información con mayor prontitud cuando lo marca con música.

ESCUCHAR E INTERPRETAR MÚSICA CON CUALQUIER INSTRUMENTO ¿QUÉ SUCEDE EN SU CEREBRO?

Los neurocientíficos han descubierto que aquellas personas que tocan algún instrumento musical tendrían mayor capacidad de retención y de memoria porque su cerebro está organizado de una forma ordenada. Si escuchamos música clásica se puede aumentar la memoria y la concentración, y estudiar un instrumento musical ha verificado el incremento en el razonamiento espacial.

Para el científico británico Philip Ball, los músicos tienden a procesar la música de manera más analítica. En este caso, los que no son músicos procesan melodías fundamentales en el hemisferio derecho, los músicos lo hacen en el izquierdo.

Consulta la nota completa en: Wazogate.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here