En un mercado laboral altamente competitivo, el manejo de un segundo idioma es requisito de contratación en las ofertas laborales. Las pequeñas y medianas empresas, nacionales e internacionales, requieren el inglés como su idioma corporativo. Si consideramos que es el “idioma de los negocios y la globalización”, hablarlo no es una opción sino una necesidad, particularmente en la formación profesional del estudiantado en el nivel superior.