Muchas tecnologías comenzaron con la ciencia ficción, una idea ensoñada que,un deseo que después de los años se hace realidad gracia a la ciencia y la tecnología.

Del mismo modo, en la sociedad es necesario imaginar futuros distintos, maneras de organización social distintas. No existe información del futuro, no hay datos sobre él. “El futuro ya está aquí, simplemente no está bien distribuido” comenta Marina Gorbis. “Hay que prestar atención a ciertos detalles y estudiar sus causas. Desde nuevas tecnologías, patrones de uso, modas, actitudes nos dan una pista del futuro”.

DSC_6975

Las prácticas de los futuristas comienzan con la observación, identificar las señales en la vida cotidiana. Un ejemplo es eBay, que comenzó permitiendo que extraños entre sí pudieran intercambiar un sistema de compra venta. Se creó un sistema de reputación, con base en ciertno número estrellas como forma calificación de los vendedores. De esta forma se crea confianza en el comprador y se olvida que el otro es un desonocido. Este sistema se ha replicado en diversos sitios, uno de ellos es Uber, pero hay plataformas digitales de contratación basadas en este mismo sistema de méritos. Esta práctica de eBay inició hace 10 años, ahora es común y el público está perfectamente relacionado con esta forma de calificación.

Hoy en día existen sistemas ambientales externos que pueden aconsejar a la población sobre diferentes temas, hábitos de salud, higiene, etcétera. En Ámsterdam existen muros con pantallas integradas y en el momento en que una persona se acerca a fumar, se despliega un video de alguien tosiendo. Esto determina la conducta de la gente y se instaura como una campaña de salud exitosísima, pues avergüenza socialmente al dueño del mal hábito y lo obliga, más que aconsejarlo, a dejarlo.

DSC_6977

En este momento estamos desconfiados sobre conceptos como la verdad, debemos analizar la historia puesto que en el trabajo futurista, dice Marina Gorbis, existen patrones que funcionan como la marea. En cualquier periodo de transformación social o tecnológica se ven dos curvas, una descendiente en la tendencia de uso y familiaridad de gente y surge una curva en ascenso que muestra una nueva forma de vivir.

Al entrar a una nueva manera de vivir, explica la directora del Institute for the Future, se tiene una mentalidad de migrante, se aprende un nuevo lenguaje y nuevos modos de vivir y hacer las cosas hasta que finalmente esto se vuelve rutinario y se instaura definitivamente una nueva forma de vivir. Finalmente, el trabajo del futurista se basa en crear comunidad. “No se trata de predicciones, es un esfuerzo en conjunto. Se trata de unir múltiples puntos de vista y perspectivas para entender los problemas”.

DSC_6958

La educación se transforma de la misma manera y hay que estudiar los nuevos patrones y acercarnos a los profesionistas que están haciendo cosas diferentes (por ejemplo los MOOC) puesto esas son las pistas que definirán el futuro. Esto demuestra y marca que habrá más posibilidades de emprender la vida académica, sin que esto signifique la desaparición de las universidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here