MEXICO, D.F., 12JULIO2014.- El día de hoy más de 190 mil educadoras y educadores de todo el país participaron en el concurso de oposición para conseguir una de las 15 mil plazas ofrecidas por la SEP para ejercer su profesión. Este es el primer examen que se realiza con la reforma educativa, según la cual las plazas ya no pueden ser heredadas y los aspirantes a estas serán evaluados de acuerdo a la Ley General del Servicio Profesional Docente. FOTO: DAVID POLO /CUARTOSCURO.COM

Identificada como elemento fundamental en el nuevo modelo de educación media superior –que ya se diseña para su entrada en vigor el próximo ciclo escolar–, la profesionalización de la planta docente y directiva de ese nivel educativo presenta serias debilidades que es necesario revertir.

Sólo 21.1 por ciento de los profesores poseen estudios de posgrado, 67.3 por ciento cuentan con licenciatura terminada y 11.6 apenas tienen bachillerato o carrera inconclusa. Además, hay una proporción elevada de maestros que no participan en procesos de formación continua, situación que se revierte sobre la claridad y calidad de la enseñanza que se imparte.

De acuerdo con un diagnóstico de la Subsecretaría de Educación Media Superior, dicho nivel de enseñanza no ha tenido visibilidad, ni se le ha asignado la prioridad que en esta coyuntura y en esta etapa del desarrollo del país merecería tener, con una población mayoritariamente joven y un bono demográfico favorable.

En el primer semestre del año, la subsecretaría estuvo abocada, en gran parte, a la realización de diversos foros nacionales de consulta, a fin de recibir propuestas pedagógicas y organizacionales para la escuela, con miras a la elaboración y diseño de un nuevo modelo educativo para el nivel mencionado. Los principales rasgos de dicho modelo serán presentados a principios de 2015, adelantó hace unos días el subsecretario Rodolfo Tuirán.

Aunque todavía están en etapa de sistematización, durante los foros se formularon una serie de recomendaciones, entre las cuales destacan colocar a la escuela en el centro del sistema educativo, transformar al alumno de receptor pasivo en sujeto activo y autónomo, fortalecer el acompañamiento de los planteles a los estudiantes, alentar la participación de los padres en la formación de sus hijos y dotar al docente de nuevas y variadas competencias, así como modificar los ineficientes formatos de formación continua docente.

Se señala que es indispensable que el profesor esté mejor calificado, con credenciales pedagógicas cada vez más amplias y mejores, y al mismo tiempo brindarle la posibilidad de que se desarrolle mediante una formación continua.

También se debe trabajar en diversos mecanismos para mejorar significativamente el conjunto de los materiales de apoyo a que tienen acceso los docentes y directivos.

De manera paralela, deben reducirse las diferencias marcadas que actualmente existen en la calidad de los servicios.

En diciembre de 2012, sólo 4.4 por ciento de la matrícula total de la educación media superior estaba inscrita en planteles que incorporados al Sistema Nacional de Bachillerato, especie de padrón de calidad, debido a que evalúa de manera integral a la institución educativa con parámetros nacionales.

A junio de este año, esta cifra llegó a 22.5 por ciento, lo cual da cuenta de un avance, pero también de lo que mucho que hace falta para garantizar que los planteles de este nivel educativo provean educación, cuando menos, con estándares mínimos de calidad.

Fuente: La Jornada
Foto: Cuartoscuro

2 COMENTARIOS

  1. Por favor, coloquen los nombres de los autores de los artículos para poder referenciarlos adecuadamente cuando usemos estos en investigaciones.

    • Una disculpa Eder, esto es un problema de la página, se esta trabajando en un rediseño que resuelve esperamos pronto lo puedas ver. En el caso de este artículo la publicación original es de la Joranda y fue publicado por José Antonio Román en el Periódico La Jornada el Lunes 3 de noviembre de 2014, p. 41

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here