El aprendizaje basado en el pensamiento (TBL) es un modelo de enseñanza que ha reemplazado el aprendizaje basado en la memorización de textos escritos en muchas escuelas de España. En el TBL, se produce un giro en el que los estudiantes se convierten en el centro del aula, mientras el docente guía y promueve su aprendizaje activo, en contraste con el tipo de aprendizaje pasivo que tiene lugar cuando éste se basa en la repetición y la memorización.

Todas las escuelas que han implementado la metodología TBL muestran importantes resultados en aspectos clave como los niveles de resultado y logro de sus estudiantes, su desarrollo como aprendices, y en la obtención de un aprendizaje más duradero y profundo de los contenidos gracias al uso de destrezas de pensamiento de orden superior. Mejoras que sin duda repercuten también en su vida personal y en su vida profesional futura.

DESTREZAS DE PENSAMIENTO

A lo largo de este último curso 2017/2018, Viridiana Barban y yo diseñamos una serie de 3 workshops de 2 días de duración cada uno en Madrid, en los que trabajamos con los participantes –todos ellos docentes de distintas escuelas– no sólo las bases de la metodología TBL, sino cómo las 13 destrezas de pensamiento más importantes trabajan y cómo cada una puede ser usada como la fuerza motriz para lograr un aprendizaje más profundo.

Una de las participantes de estos talleres es Garbiñe Larralde, profesora de secundaria en un instituto de Bilbao, fundadora del proyecto «No me cuentes historias… ¡Dibújamelas!» para promover la expresión visual como base del aprendizaje.

Consulta la nota completa en: INED 21

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here