Glifing, la plataforma para diagnosticar y corregir la dislexia, llega a México

Entrevista con Montserrat García,

Directora General y creadora del Método Glifing

por Gil del Valle

Editor de AZ

Montserrat García es psicóloga, empresaria y madre de tres hijos. El menor de los tres tiene dislexia. Como en España no existía ningún programa de entrenamiento para hacer mejorar la capacidad lectora, Montserrat decidió desarrollarlo y nos cuenta su experiencia, en exclusiva para az.

Gil del Valle (GV): ¿Qué tan alto es el porcentaje del fracaso escolar que podría evitarse mediante un diagnóstico temprano de algún problema de aprendizaje como la dislexia?

 Montserrat García (MG): Hay algunos estudios que indican que hasta 60% del fracaso escolar podría explicarse por dificultades de lectura. Esto es que 60% de los chicos y las chicas que fracasan en la escuela leen mal. No todos tienen necesariamente dislexia, pero sí que tienen dificultades con la lectura.

GV: ¿Cómo diagnosticar o detectar la dislexia desde el aula, el consultorio o el hogar?

 MG: Normalmente el maestro puede ver los primeros signos cuando los niños tienen 5 años. Esto es muy grave porque se diagnostica generalmente cuando los niños cumplen 9 o 10 años y ya hay un fracaso escolar grave, los padres estamos desesperados, los niños odian la escuela, etcétera.

Los maestros, normalmente ya saben decir a los 5 años si este niño tendrá, o no, dificultades con la lectura y hay estudios que dicen que los docentes pueden prever las dificultades de lectura en 75% de los casos. Esto quiere decir que es muy alto, pero se escapa un 25% y esto pasa justamente los niños que son más inteligentes. Esto sucede porque tienen muchos recursos y estrategias compensatorias para continuar dando buenos resultados a pesar de sus dificultades de lectura, entonces el maestro piensa que este niño no tiene ningún problema. A estos generalmente los diagnostican mucho más tarde.

GV: Explícanos el objetivo de Glifing y cómo se puede implementar esta herramienta con los jóvenes.

MG: El objetivo es evitar las dificultades de lectura con una detección precoz. Glifing empieza siempre con una evaluación a partir de los 6 años. Es desde la primaria que los niños comienzan a leer y puedes hacer una evaluación y detectar qué niños están leyendo y cuáles no lo logran.

Esto no quiere decir que todos los niños que salgan mal en su evaluación a principios de primaria vayan a tener dificultades de lectura. Pero como los vas a atender mediante un formato de juego, si tienen un problema madurativo van a tardar un poquito más en desarrollar sus habilidades lectoras y aquellos que sí presentarán dificultades de aprendizaje, los estás atendiendo con dinámicas enfocadas a su problema.

Por un lado, está la detección precoz y luego el entrenamiento personalizado. En primero de primaria encuentras a niños que reconocen las letras, pero que no son capaces de juntarlas y en ese mismo grupo te encuentras niños que leen de corrido un libro sin problema. Estos niños van a compartir aula y se les exigirá igual; pero uno te lo puede dar y el otro no.

Glifing le da a cada uno la lectura que necesita y así evitas la frustración. Glifing evalúa y te pone en una ruta de aprendizaje. Conforme vayas entrenando, tus resultados en esas pequeñas sesiones recomponen tu ruta.

Es una metodología que se llama RTI (Response to Intervention), a medida que respondes a la invención yo modifico el camino. Los recursos se renuevan todo el tiempo. El mundo digital es muy versátil. Podemos acoplarnos a las necesidades de planteles específicos y, dentro de ese plantel, a cada alumno.

GV: ¿Por qué la prioridad a la lectura?

MG: Creemos que de los 6 a los 9 años debe priorizarse la lectura en los niños dentro de los programas educativos. No quiere decir que no haya otras cosas importantes, pero es la base a todo lo demás. Si no lees todo el sistema educativo se tambalea, quedas excluido y viene el fracaso escolar.

GV: Cuéntanos la experiencia personal por la cual fincaste tu proyecto de investigación que devino en esta plataforma.

 MG: Mi hijo menor, Mario, tiene dislexia. Mario fracasaba en la escuela. De la dislexia se dice que es un trastorno inesperado porque la persona que la padece no tiene ningún otro motivo para fracasar en el aprendizaje. No tiene problemas sensoriales ni perceptivos, ve y escucha correctamente; está escolarizada, asiste al colegio, y es una persona inteligente. A pesar de tener estas cualidades está fracasando en la escuela o le cuesta mucho trabajo. Esto es debido a que le falla el mecanismo de la lectura.

En el caso de Mario se conjugó con un mal diagnóstico. Nos dijeron que tenía un bloqueo emocional y por ello no avanzaba en la escuela. Confundieron la causa con el efecto. Cuando hay un trastorno en el aprendizaje esto acarrea un bloqueo emocional y no al contrario.

Se le detectó en sexto grado de primaria, es un diagnóstico muy tardío. Para la investigación tradicional estos alumnos ya no tienen remedio. Ahora sabemos que esto no es cierto y que puede salvarse mediante un método bien enfocado.

Comencé a leer y a informarme sobre dificultades del aprendizaje y encontré el campo de la neuroplasticidad y vi que había ejemplos de éxito en diversas disciplinas, incluida la educativa.

Acudí a la Facultad de Barcelona a preguntar si alguien podía trabajar conmigo acerca de este enfoque de neuroplasticidad enfocada a problemas de aprendizaje. Un profesor se acercó y accedió a emprender la investigación conmigo.

Creamos un prototipo a partir de la investigación teórica y trabajamos con Mario durante 3 meses y el cambio fue brutal. No me lo creía. Hicimos un programa experimental con grupo control y grupo de investigación y los resultados fueron excelentes.

Los niños que habían trabajado de forma sistemática con Glifing avanzaron mucho más rápido que los que trabajaron con terapias tradicionales, que son más lentas. Con Glifing hemos estudiado todo aquello que funciona, lo sistematizamos y lo otorgamos en pequeñas sesiones en formato lúdico de máximo 20 minutos.

GV: ¿Qué necesitas para implementar Glifing en tu escuela?

MG: Necesitas acceso a internet y lo puedes usar desde una escuela que esté usando el método. Reedup es una app que saldrá muy pronto que no será un entrenamiento sino un juego de lectura para mejorar las habilidades para cualquier niño, aunque no tenga dificultades de aprendizaje.

Cualquier profesional del campo educativo ve Glifing y se da cuenta de que es útil. Gusta mucho y es fácil que guste. El maestro puede hacer un seguimiento exhaustivo de los logros del grupo y de los alumnos por separado.

También se prepara a los maestros para saber leer la información. Si un niño mejora y tú no tienes una herramienta adecuada para medirlo, no te das cuenta de su avance. Para nosotros es primordial leer los datos.

Más información sobre Glifing aquí

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here