El Tecnológico de Monterrey, una de las mejores universidades de México, responde a la evolución del mundo laboral y de las necesidades de sus próximos egresados con Tec21, su nuevo modelo educativo. az viajó a Monterrey para platicar con Neil Hernández, vicerrector de Investigación del Tec, además de conocer de primera mano los detalles de este Modelo Educativo Tec21

Gil del Valle (GV): ¿Qué te emociona más del Modelo Educativo Tec21?

Neil Hernández (NH): Hay varios elementos. El primero es posicionar al alumno al centro del proceso del proceso enseñanza-aprendizaje. Realmente lo hacemos dueño del proceso, responsable de su proceso y totalmente partícipe.

El Modelo Educativo Tec21 es muy rico tiene tanto la parte más profesional y técnica, así como lo que llamaría el hard, la parte más técnica y teórica de lo que cada carrera lleva; pero también tiene la parte más soft, que desarrolla soft skills.

En el área de soft skills, el alumno genera un trabajo en equipo, proyectos en colaboración, genera ética y para eso tiene un sinnúmero de actividades deportivas, asociaciones, música… Eso es parte de lo que él tiene que decir: cómo quiere orientarlo, pero al final la idea es generar este tipo de soft skills. Entonces el alumno está al centro. Realmente al centro del proceso de aprendizaje.

Lo segundo es la flexibilidad del Modelo Educativo Tec21, al hablar de trayectorias, el alumno tiene diferentes elementos que escoger, pero una responsabilidad menor al inicio. Es decir: el alumno entra en un área —por ejemplo: negocios— y conforme va desarrollando su carrera también escoge qué trayectoria hará y por dónde va a salir.

Si sabemos que estamos generando chavos para trabajos que aún no existen y para resolver problemas que no conocemos ahora, pues es bien interesante no darle esa responsabilidad al chavo de decirle: “Oye, escoge tu carrera”. Que escoja una gran área de entrada y conforme vayas madurando en tu conocimiento te vas a dar cuenta de qué es lo que te permite ser feliz.

Tercero, una vinculación con el entorno mucho más marcada. Al hablar de retos, de socios formadores, de una vinculación con el entorno que nos permita dar un alumno que sea necesario ahí afuera.

La innovación la valora la sociedad, de otra forma no podemos hablar de innovación. Si yo aplico esa innovación a mi producto que es el alumno y la conecto con un entorno y entonces hago partícipe a la empresa, al gobierno, a las asociaciones allá afuera que me traen la problemática y me dicen: “Este alumno necesita esto, esto y esto. Viene sobrado en esto”. Generamos lo que realmente necesitan allá afuera. Contribuimos a la sociedad.

El cuarto diría yo es el aspecto activo en la formación. Pongo un ejemplo que usó el rector hace unos días. Mandamos a unos chavos de Ingeniería Industrial a generar un prototipo de una empresa. Lo generaron y el empresario dijo: “Está perfecto. El problema es que financieramente no es viable”.

Los alumnos regresan con su asesor. Se conectan con un profesor de finanzas, de negocios, y generan un modelo económico viable para la empresa. Eso es lo que sucede en nuestra sociedad y es lo que en ese aprendizaje basado en retos genera complementariedad, trabajo en equipo, multidisciplinariedad… que le permite al chavo no sólo fijarse en su área de especialidad, sino que va más allá.

Esos son los aspectos diferenciales que realmente pensamos que estamos construyendo una educación diferente a través de un modelo educativo diferente realmente conectado con la necesidad que nos confronta a nivel internacional.

GV: Llama la atención el concepto de aprendizaje para la vida o aprendizaje basado en retos, ¿el Modelo Educativo Tec21 es una educación para el mundo cambiante del empleo y las empresas?

NH: Cambia completamente de lo que nosotros conocimos. Teníamos en mi generación materias básicas, algunas otras que te daban ciertos skills (por ejemplo redacción avanzada) y tenías optativas.

Yo creo que este nuevo Modelo Educativo Tec21 va más allá en el sentido de que el tema de retos no necesariamente vamos a contribuir con una solución que quede ahí. El reto lo pone el socio formador que es la empresa y en ese sentido tenemos elementos que van cambiando conforme a la necesidad real de la empresa y no quiere decir que veamos el tema como falto de conocimiento.

El alumno va a necesitar cálculo diferencial, por ejemplo. Bueno, ponle el reto y enséñale cálculo diferencial, para qué sirve. Conectamos la realidad con la teoría y no es sólo “tú aprende cálculo diferencial y después lo tendrás que conectar tú solo”. Es que el alumno desde un primer día vea para qué es importante el cálculo diferencial y que lo conecte con la realidad.

Es un aspecto que va más allá de las optativas, sino que es manejar al alumno como un ente activo que vea su desarrollo a través de esa conexión y sea capaz de analizar y sintetizar ese grado de conocimiento que a su vez le permita ser responsable y manejar un autoaprendizaje también. Porque cuando se enfrente a un problema después va a ser exactamente lo mismo. Necesito abc y d y no lo sé, pero voy a resolver ese reto que se me está presentando.

GV: Es interesante que se forman alumnos para carreras que todavía no existen y problemas que aún no hay, tecnologías que tal vez no se han desarrollado…

NH: Exactamente. Si yo enseño al alumno que esta computadora tiene un procesador, memoria, etcétera y la logra sintetizar, pero realmente tiene un tema de abstracción atrás que es muy posible que a lo mejor en 10 años vayan a generar algo que aún no sabemos cómo se va a llamar, pero conectando estos tres elementos y poniéndole otros dos puedo hacerlo. Este es el tema.

GV: Hay una creencia de que las nuevas tecnologías van desplazando poco a poco la figura del maestro. ¿Cómo incorporan a los maestros dentro de este modelo?

 NH: El profesor es el punto de inflexión como un formador. Es pasar de un anfiteatro en donde el profesor habla y el alumno escucha a ser más socrático en el sentido de que está el profesor guiando las dudas de un alumno de una mucho más personalizada. Haciéndolo reflexionar, analizar y administrar el conocimiento.

Hace diez años decíamos que estábamos en la era de la información. La información ya no es el tema. El tema es cómo construyo tu conocimiento, cómo te doy valores en este tema tecnológico es el humano en el centro de un proceso que al final queremos que sea feliz. Tú construiste tu conocimiento y tienes los elementos para ser feliz.

Temas de liderazgo. Lo más importante son las soft skills, entonces que tengas todos esos elementos para construir tu futuro, pero desde un punto de vista más humano. Entonces el formador se convierte en esa guía.

A mí me toca dar clases de maestría y doctorado. Cuando tienes un alumno de doctorado, para toda la vida se convierte en tu hijo. Literalmente. No sólo le instruiste en la parte técnica sino que le diste parte de tu vida y de tu formación y de tu personalidad. Ése es el formador.

Las personas que han hecho una tesis se darán cuenta de lo que hablo. Tu tutor de tesis se convirtió en tu guía y eso es lo que queremos del formador. Alguien que te guíe, resuelva dudas y te oriente, no sólo en aspectos técnicos sino también de vida.

Es complejo porque el involucramiento es grande. No sólo es decirte: “Éstas son las materias y éstas son la lectivas”, como lo era antes. Sino que si el alumno dice: “Oye, tengo la necesidad de ir a China”. “Ah, bueno pues aquí están estas universidades, mira aquí están mis contactos. Los pongo a tu disposición para que puedas irte”.

El tema es cómo te ayudo a florecer y a ser líder. Ése es el aspecto del formador en el Modelo Educativo Tec21.

GV: La última meta de este Modelo Educativo Tec21 es generar Innovación y Desarrollo a través de sus alumnos. ¿Esto se verá reflejado en un círculo hacia la propia universidad?

NH: Claro y lo estamos ya notando. Nosotros como Tec tenemos más de 250 mil egresados en 75 años, somos una institución joven en ese sentido, y tenemos un contacto muy nutrido con ellos, muchos de ellos se han convertido en socios formadores. Muchos de ellos, cuando les llamamos para pedir opiniones, los tenemos aquí.

Tener un contacto más cercano con el socio formador va a generar ligas. En principio con tus compañeros, pero queremos que se generen más en torno a los socios formadores porque te ayudó a crear más conocimiento y estrategia para tu propia vida.

Entones sí notamos que va a crecer mucho más ese aspecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here