En la actualidad, las evaluaciones de los sistemas educativos son un componente imprescindible de la cultura y las políticas públicas que sirven para medir el nivel de conocimientos, capacidades y logros educativos de los estudiantes de educación básica y media superior.