Gracias a un minucioso y exhaustivo trabajo de investigación, estudiantes de Magisterio, los futuros maestros, se adentran en la educación rural a través de las antiguas escuelas recuperadas en el Maestrazgo turolense.

De momento son siete. Pero aspiran a más. Siete antiguas escuelas del Maestrazgo turolense y territorios colindantes -con sus pupitres, pizarras y cuadernos, símbolos y hasta sus viejos mapas de pared-, que han sido arrebatadas a polvorientos y olvidados trasteros municipales, falsas, leñeras… y recuperadas, de nuevo, para la vida. “Para poner en valor la historia de estos pueblos a través de la educación, porque la cultura escolar ocupa un lugar preeminente en la memoria de las comunidades”, afirma Estefanía Monforte, maestra, asesora de Competencia Lingüística y Comunicativa del Centro de Profesores Ángel Sanz Briz de Teruel y profesora asociada del Departamento de Ciencias de la Educación del Campus de Teruel de la Universidad de Zaragoza, que, de momento, y en colaboración con Sofía Sánchez, técnico de Patrimonio de la Comarca del Maestrazgo, han recuperado, para sus pueblos, para sus gentes, las antiguas escuelas de Dos Torres de Mercader, Cantavieja, Mirambel, La Cuba, Tronchón, La Cañada de Benatanduz y de Mosqueruela, esta última en la Comarca de Gúdar Javalambre.

Esta maravillosa aventura, que se llama ‘La escuela de ayer para construir el mañana’, arrancó en 2015, cuando Estefanía, entonces maestra en Cantavieja, Sofía y los investigadores e inspectores de Educación -que alentaron este proyecto- José Luis Castán y Lourdes Alcalá realizaron una visita a la antigua escuela de la partida del Barranco, en Cantavieja. “Esa visita fue un punto de inflexión -explica Estefanía- para que entendiésemos lo importante que podía ser recuperar el mobiliario, los materiales y objetos escolares y, sobre todo, la memoria de las gentes, entonces niños, que los usaron”.

Consulta la nota completa en: Heraldo España

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here