La evaluación en materia de educación para la ciudadanía mundial tiene varios propósitos.

Por ejemplo:

  • Registrar los avances y logros de los alumnos con respecto a las expectativas del programa
    de estudios;
  • Comunicar el avance a los educandos, determinar los puntos fuertes y los ámbitos en que pueden mejorar, y utilizar esa información para fijar metas de aprendizaje;
  • Orientar las decisiones sobre la calificación de los alumnos y las opciones académicas y profesionales, y
  • Proporcionar información sobre el éxito del proceso pedagógico o el curso y el programa para ayudar a planificar, impartir y mejorar la enseñanza.

Captura de pantalla 2015-09-30 a las 16.26.25

En este marco de referencia, el análisis y la evaluación se examinan principalmente con relación a la mejora de los resultados del aprendizaje, a fin de ayudar a determinar los puntos fuertes y los ámbitos en que puede mejorarse y adaptar el programa de estudios y los enfoques pedagógicos a las necesidades de los alumnos, además de evaluar la eficacia general de las prácticas programáticas y en el aula. Es importante que la evaluación vaya más allá de los conocimientos de los alumnos acerca de hechos, y que incluya también la evaluación de competencias, valores y actitudes.

Captura de pantalla 2015-09-30 a las 16.26.47

Lee el artículo completo en la revista impresa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here