Qué duda cabe que el área de la docencia es una de las profesiones que más satisfacciones otorga a los que lo ejercen, eso sí, si es una dedicación vocacional, pues requiere de una entrega, una paciencia y unas capacidades muy específicas para saber transmitir a los alumnos tanto conocimientos como sabiduría en aspectos esenciales para la convivencia social.

Aquel que quiere dedicarse a la enseñanza lleva esta voluntad de querer transmitir conocimiento y valores en su interior desde que de pequeño le preguntaban: y tú, ¿qué quieres ser de mayor?

Con esfuerzo y tesón, poco a poco se van consiguiendo los hitos que nos permiten estar unos pasos más cerca de nuestro sueño. Primero con la finalización de los estudios obligatorios, después cursando bachillerato y finalmente terminando nuestra formación como docentes en la universidad. Pero por largo que pueda parecer este camino, eso solo el comienzo.

Ahora vienen las oposiciones, esa lucha por una ansiada plaza que cuando sea nuestra nos permitirá disfrutar de nuestra vocación, vivirla intensamente, al tiempo que nos provee de una estabilidad económica con la que conseguir mantener un buen nivel de vida y nos haga vivir cómodamente.

Consulta la nota completa en: Grandes Medios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here