SALVADOR-VIDAL-2b

Hablamos con el profesor Salvador Vidal sobre el aprendizaje de las matemáticas y sus métodos para motivar a los alumnos, sobre la incorporación de las nuevas tecnologías en el aula y sobre el papel del profesor en la educación. Una interesante conversación en la que Vidal desvela algunas claves de su larga experiencia como docente.

¿Puedes hablarnos de tu carrera? ¿Cómo te presentarías a nivel profesional? ¿Y a nivel vocacional?

Me llamo Salvador Vidal, soy licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Barcelona,  donde hice también el doctorado en Ciencias de la Educación. Actualmente soy profesor de Didáctica de las Matemáticas de la Universidad Internacional de Cataluña, UIC. Barcelona He trabajado en escuelas durante veinte años, dando clases de Física, de Química, de Tecnología y, sobre todo, de Matemáticas. Podríamos decir que las Matemáticas son mi vocación.

En la universidad estoy dando clases a alumnos que van a ser profesores, y creo que es enriquecedor y útil para ellos, ya que puedo explicarles desde mi experiencia todo aquello que he aprendido. Intento compartir buenos momentos con las matemáticas; intento darle siempre a la enseñanza una visión positiva, de buen humor, de alegría y de ilusión.

Hice mi tesis doctoral sobre la motivación en las matemáticas y, en concreto, sobre una idea –la celebración del día del número– de la que hablaré más tarde. Mi mayor preocupación entonces era que los alumnos estuvieran motivados. No deja de ser curioso que, veinte años después, la neurociencia me esté dando la razón sobre algunas propuestas de mi tesis: que con buen humor, con juegos y retos, con dinámica de grupos y trabajos cooperativos se aprende mejor.

¿Y cómo aplica en el aula esa motivación?

Por ejemplo, empezando la clase con una incógnita como esta: «¿La mitad de dos más dos es tres?». Los alumnos se quedan desconcertados. Les propongo ese reto, y a partir de ahí ellos empiezan a investigar.

En la facultad no me preocupa tanto que los alumnos no se acuerden de las lecciones de mates: lo que me preocupa es que no les gusten. Si hace tiempo que no has estudiado matemáticas, pero tienes buen recuerdo de la asignatura, pondrás interés a la hora de volver a aprenderlas; en cambio, es más difícil si tienes un mal recuerdo de la asignatura (y normalmente eso ocurre porque te las han enseñado mal). En la Facultad de Educación tienes que aprender matemáticas y didáctica. Ambas son indisolubles.

El gran reto es que el alumno cambie primero su actitud hacia las matemáticas. De ahí que empiece las clases con alguna curiosidad, con un juego de manos, con magia o con un acertijo… Los primeros días preparo unos cuantos acertijos; luego les invito a que los propongan ellos. De esa manera se involucran.

Consulta la nota completa en: Aula Planeta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here