Los jóvenes de entre 15 y 24 años de edad conforman una fuerza integrada por mil 200 millones, según establecen las últimas cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Es por ello que el organismo multilateral ha instado a los Jefes de Estado a promover políticas y programas de largo alcance orientados a cubrir las necesidades de la población juvenil.

El organismo internacional —de acuerdo a sus proyecciones y estudios— también ha puesto interés para que las naciones asignen una mayor inversión pública en programas y planes que doten a la juventud de espacios y mayores oportunidades a fin de aprovechar su potencial como agentes de movilidad social.