En la actualidad, la educación sexual se encuentra en la agenda de las naciones como un tema prioritario ante la necesidad de prevenir enfermedades de trasmisión sexual, específicamente la pandemia del vih/sida; también por la proliferación de embarazos no planificados que derivan en la deserción de los estudiantes, truncando, con ello, su futuro.