Fomentar, potenciar y celebrar la creatividad del alumnado es posible rediseñando las aulas y espacios del centro. Nos lo cuenta Pablo Daniel García Brull, director de Innovación Pedagógica de Grupo Sorolla Educación.
Hace ya unos años algo cambió en la mentalidad de los educadores. Una ponencia de Ken Robinson puso la voz de alarma en el mundo de la educación al asegurar que los colegios mataban la creatividad, presentando datos de estudios que así lo evidenciaban.

Ese fue uno de los hitos que nos marcaron y que nos sumergió en una reflexión profunda sobre la educación. Otro de esos hitos fue la publicación del informe Delors (1996) elaborado por la Comisión Internacional de la UNESCO sobre la Educación para el siglo XXI, que propuso que la enseñanza se centrase en el desarrollo de competencias. Durante los últimos veinte años, al menos diez organizaciones internacionales y comisiones, gobiernos, consorcios privados e instituciones privadas han propuesto marcos y descrito competencias necesarias para afrontar los desafíos del siglo XXI.

Los retos de la educación

Por eso es necesario diseñar un modelo educativo fruto de la reflexión sobre estos temas, como hemos hecho en Grupo Sorolla Educación: un extenso grupo de acciones y decisiones ha ido encaminado a fomentar, potenciar y celebrar la creatividad nuestro alumnado. Y es que, cuando dejas entrar la creatividad en los colegios, ya no hay vuelta atrás; todo cambia para siempre.

Consulta la nota completa en: Educación 3.0

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here