De acuerdo con la SEP, 36.6 millones de alumnos salen de vacaciones este verano, y con esto nace la preocupación de miles de padres y madres que tendrán que dividirse entre el trabajo y la atención a sus hijos, quienes durante este periodo permanecen más horas en casa.

Además de los cursos de verano, ¿qué otras opciones efectivas hay para que los niños disfruten sus días de descanso de la mejor manera posible y que esto no implique un desgaste emocional de los padres?

La especialista en psicoterapia y experta en temas métodos de enseñanza lúdicos, Nancy Steinberg, platica con AZ sobre las vacaciones de verano y propone actividades para sobrevivir a este periodo, tanto para padres como para los niños.

Gil del Valle (GV): ¿Qué tan cierto es el mito del miedo a las vaciones de verano por parte de los padres?

Nancy Steinberg (NS):Existe un mito de que todo mundo espera las vaciones con ansia, la realidad de las cosas es muy diferente. Cuando existen las oportunidades económicas, de tiempo, de apoyo de diferentes personas que ayudan, etcétera… y por ejemplo los chicos se van a un campamento de verano, las cosas se dan de forma fluida.

Pero cuando no existen estas oportunidades entonces el periodo vacacional puede resultar muy difícil para la familia. Entonces hay que invitar a pensar un poco ¿qué podríamos hacer para sobrevivir a las vaciones?

GV: ¿Cuáles serían esas opciones?

Las opciones dependen de muchos factores, primero de la edad de los hijos, de los padres y también del número de hijos.

Además de esto hay que hablar de las redes de apoyo que tienen las familias. Por ejemplo, algún tío, tía, abuelita o amistades que funcionen para “entrar al quite” y ayudar en esto.

Las vacaciones, aunque puedan ser vistas con cierto miedo, se convierten en una oportunidad para que la familia se la pase bien y se una. Así como en muchas familias o en grupos de amistades hay una persona que una vez a la semana se encarga de llevar a los niños a la escuela… ¿qué sucedería si la familia o el grupo de amigos se organizan para que una vez a la semana organicen actividades para los chicos de la cuadra o de la familia durante las vacaciones?

Esto tiene el beneficio de que los chicos se la van a pasar bien van a conocer características del adulto que no conocían.

Imagina, por ejemplo, a una mujer que sabe hacer manualidades o un vecino que le encante el futbol. Entonces un día a la semana o una semana completa este vecino les hace una especia de taller de futbol o de manualidades para todos los chicos.

Como va a haber niños de diferentes edades esto se presta para que los grandes ayuden a cuidad o incluso a dirigir a los pequeños.

Imagina por ejemplo que organizan un picnic y entonces mientras que algunos están ayudando a preparar la comida otros ayudan a organizar actividades y otros organizan una excursión… etcétera.

Puede ser algo divertido y que ayude a unir a las diferentes personas.

GV: ¿Cuáles serían los principales retos de los padres para enfrentar esto?

Estamos hablando de padres cotidianos. Imagínate una cuadra común. Entonces a algún papá le gusta el excursionismo, a otro el futbol; una mamá hace manualidades, pero a otra le gusta cocinar o ir a museo.

Entonces los padres de la cuadra se organizan y se distribuyen estas funciones. Llevan a los chicos un día a hacer este tipo de actividad. Algunos padres estarán en sus actividades cotidianas y saben que sus hijos son cuidados y supervisados por vecino responsable. Cuando le toca al otro encargarse de los chamacos, pasa lo mismo.

Hay algunos grupos familiares que están como esparcidos por todo el mundo. Una vez al año se reúnen en un hotel y pasan una semana o un fin de semana juntos. Intercambian información y realizan actividades juntos. Intercambian videos, hacen un rally, cocinan o hacen una pijamada.

Esto hace que todos los elementos de la familia extendida y distribuida por todo el mundo se conozcan.

En eso me baso para sugerir esta idea. En permitir a los niños conocer a sus vecinos y familiares y no estar en la casa literalmente picándose los ojos o aburridos.

En vacaciones, si los chicos se tienen que quedar en la casa, la mamá está sobrecargada de trabajo y además se tiene que encargar de los hijos. Esto se convierte en caldo de cultivo para tener más conflictos con el esposo que está haciendo sus actividades normales.

Cuando llega a la casa encuentra a todo mundo fatigado y hartos entre sí. Empieza a haber más conflictos en las familias y en las parejas. Mi invitación es que las familias, los vecinos se organicen y armen, no un campamento, pero sí una actividad de verano.

La primera sugerencia siempre es encontrar un campamento de verano para que el chico se la pase bien, aproveche bien el tiempo y tú continúes con tus actividades. Pero cuando esto no es posible, organizarse en subgrupos pequeños puede ser una gran alternativa. Un día van a un museo, otro día a un lago, al parque…

GV: ¿En dónde pueden acceder los padres a este tipo de recomendaciones?

Tengo mi página web: midoctoranancy.com y ahí hay varios artículos sobre este tema y también temas de psicología infantil o de adolescentes y pareja.

Si algún grupo de padres les gustaría tener una asesoría en este sentido, lo podemos hacer con mucho gusto, comunicándonos por ese medio.

No es que yo les vaya a hacer las actividades, sino a ayudarlos a integrarse como equipo y a ayudarse entre sí.

Todo esto viene de las ideas de Escuela para padres. Cada vez más escuelas comienzan a tener este tipo de actividades y el futuro de una escuela para padres es que los padres se conviertan en gestores de su propio tiempo y sus intereses.

La parte que puede ser muy interesante es que si un adulto se hizo cargo de los niños y les dio clases de cocina y descubre que uno de los jóvenes tiene aptitud y gusto por esta actividad él mismo empezar a fomentar este talento en los niños y se pueden convertir en actividades sumamente enriquecedoras.

La otra opción es estar pegado a la televisión o a la Tablet. La tecnología es extraordinaria, pero no es deseable tener a un niño todas las vacaciones pegado a un dispositivo.

Las redes en torno a la familia deben organizar estas actividades y ello facilitará su rutina y también enriquecerá a sus hijos.

Nancy Steinberg

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here