Asustar a un niño no es gracioso, asustar a un niño o a una niña aprovechándote de su inocencia es sencillamente una conducta que sólo un adulto algo sádico disfruta haciendo.
Si, una conducta sádica. Porque el adulto que asusta a un niño sabe perfectamente que lo que quiere conseguir es ver el pánico, el miedo, la desesperación, en la cara de un niño. Es una conducta sádica porque además ese adulto disfruta con la respuesta de miedo del niño. Menuda gracia.

A los que le quitan importancia a estas cosas les pido que imaginen que alguien los llamara por teléfono y les dijera convincentemente  que le va a hacer daño a un ser querido. ¿Te asustarías?, hombre no te pongas así que es una broma. ¿A que no tiene ni pizca de gracia?

No, no es una broma porque cuando le hablamos a un menor, a un niño, es muy probable que el niño  crea, porque confía en el adulto, que aquello que se le está contando pueda ser verdadero.

No es una broma generar miedo, ni pánico en nadie.

Meter miedo no educa. Meter miedo no hace valientes. Asustar sólo sirve para que uno sea capaz de descubrir hasta qué punto tiene miedo. Meter miedo sólo sirve para despertar una falsa sensación que llamamos cobardía.

Consulta la nota completa en: Blogs.hoy.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here