Las fechas se acumulan y el tiempo transcurre y, mientras tanto, el Estado mexicano busca dar respuesta efectiva a las exigencias sociales de los más pobres entre los pobres, esto es: a las demandas históricas de los pueblos indios del país. Ello no significa que no haya un conjunto de políticas públicas en materia social, de salud, educativa, incluso de procuración de justicia, dirigidas expresamente a las comunidades e individuos que conforman los pueblos indios en México, sólo que la relación entre el Estado y los grupos indígenas no ha sido actualizada en los últimos quince años, que es el periodo de tiempo que coincide con la transición del país a un régimen político distinto, expresamente plural y democrático.