Los videojuegos pueden ser una motivadora herramienta de aprendizaje.

Los videojuegos son un fenómeno de masas. Los adolescentes los adoran y, si bien es cierto que pueden suponer un problema debido a la adicción que generan, se hace evidente que son una de las actividades que más interés despierta entre los jóvenes. A veces, incluso la única.

Si no puedes con el enemigo, únete a él. Así han preferido pensar algunos profesores que, no queriendo pasar por alto el interés que el videojuego Fortnite genera entre sus alumnos, han optado por servirse de él para diseñar unidades didácticas con las que enseñar gramática o matemáticas.

Carlos González Tardón, fundador de People&VIDEOGAMES y profesor en Tecnocampus-UPF, explica que los videojuegos son una posibilidad interesante sobre todo por el interés intrínseco que generan, lo que los convierte en una opción muy interesante y efectiva dentro de la rotación de recursos educativos.

El experto considera que los videojuegos proponen una experiencia positiva tanto para el profesor como para los alumnos, ya que fomentan la motivación y el aprendizaje participativo. Sin embargo, es importante saber usarlos, dándoles siempre un objetivo concreto.

Consulta la nota completa en: La Vanguardia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here