Este año ha sido oficialmente dedicado al deporte, reconociendo con ello (una vez más) la importancia que tiene la salud en el desarrollo integral de la sociedad. Textualmente, en el Diario Oficial, se declara al 2008 como “Año de la Educación Física y el Deporte”.

Las terribles estadísticas internacionales sobre los niveles de obesidad que alcanzó México, colocan al país en una zona de riesgos y costos que hacen inevitable que el gobierno asuma una posición decidida en materia de salud pública y, ojalá, fomento y promoción del deporte entre los niños, niñas y jóvenes, además de buscar extender las prácticas sanas entre los adultos.