La época de la escuela es un tiempo complicado, eso todos los sabemos. Todos los profesores creen que es la única materia que uno tiene que ver, por lo que te mandan miles de tareas, trabajos, exposiciones y pare de contar. Y la cosa se vuelve mucho peor si, encima, tienes actividades extracurriculares. ¿Cómo balancear tu vida y no entrar en un cuadro depresivo?

La verdad no tiene ciencia, solo hacen falta un par de trucos y mucha disciplina, sobre todo. Vamos a ver estos tips para que nunca más debas utilizar la excusa que tu perro se comió tu tarea.

  1. Deja atrás la procrastinación

Esto es lo primero que debes hacer si quieres organizarte mejor. No vas a llegar a ningún lado si dejas todo para el último día, nunca en tu vida. Así que lo más recomendable es que el mismo día que te envíen una tarea, trabajo o lo que sea, comiences a hacerla, buscar información o algo. Incluso adelantar un poco sirve, ya que luego no tendrás tanto trabajo.

Además, parece que el universo huele cuando estamos apurados y necesitamos algo urgente. Se va la luz, se va el internet, hay una emergencia, se daña la computadora, la impresora se queda sin tinta… Si algo de eso va a ocurrir, al menos que no sea el día anterior a la entrega de un trabajo mega importante que vale toda la nota del curso.

  1. Haz una lista

Mi mejor amiga en los últimos años ha sido siempre una lista. ¿Qué puedo decir? No tengo muchos amigos. Pero en serio, ayudan mucho. Puedes descargar una aplicación en tu móvil, como Evernote o ColorNote, que tienen muchas opciones, herramientas, colores, puedes compartirlas, organizarlas y mucho más.

Puedes anotar lo que necesitas para una tarea, todas las asignaciones que tienes pendientes y las ordenas por orden de entrega (de la más próxima a la última, para que no se te pase nada).

  1. Organízate

Puedes dedicar unos minutos a organizar tu día y tu tiempo. Créeme que con solo una pequeña inversión de tiempo puedes ganar mucho más. Dedica, por ejemplo, una hora diaria a cada materia de la que tengas una actividad. Así sabrás cuánto tiempo te va a tomar cada una y cuánto vas a necesitar para otras.

  1. Aprovecha el tiempo perdido

Si hiciste el paso anterior, te puedes dar cuenta de que quizás estás perdiendo mucho tiempo en algunas actividades, como en el metro o transporte, quizás ir a buscar a tu hermanito al colegio y esperar a que salga, y quién sabe en qué más. Debo admitir que cuando estoy en un apuro aprovecho el tiempo de comer para estudiar o trabajar de manera simultánea.

También el transporte, si es muy largo el trayecto, puedes aprovechar esos 30 minutos para buscar información, repasar o leer para una exposición. Las oportunidades están ahí, tú solo debes tener la capacidad de encontrarlas y saber aprovecharlas. Así como esas 3 horas al día que pasas en redes sociales, puedes acortarlas a 1 o 2 y el resto lo inviertes en estudio. Es un pequeño sacrificio que te dará buenos frutos.

  1. Pide una mano

Pedir ayuda no está mal. Quizás algún amigo o familiar como un hermano, primo, tío o tus padres te pueden ayudar con alguna asignación que se te haga difícil o que de plano no tienes tiempo para hacerla y debes entregarla pronto. Por ejemplo, si a tu hermano le toca limpiar la casa, dile que si te ayuda con la tarea, puedes ayudarlo a limpiar.

Puedes hacer pequeñas negociaciones y estoy segura de que no te dirán que no. ¿No entiendes bien un tema? Busca una explicación en internet. Gracias al cielo existe YouTube, donde lo más probable es que puedas encontrar tutoriales de absolutamente todo. ¡Así que no hay excusas!

  1. Trabaja en la concentración

De nada te servirá dedicarte toda la tarde y la noche a hacer tareas si no estás concentrado y tu mente empieza en geografía y termina en por qué las hojuelas de maíz de tu desayuno tenían una forma extraña. Así que puedes practicar enfocarte, la meditación, el Mindfulness y más. En pocas palabras, desarrolla tu poder mental.

Para esto también puedes descargar diferentes aplicaciones dependiendo de tus necesidades, como Calm, Forest, 30/30 y muchas más. No dejes que tu mente viaje a través del tiempo y del espacio cuando la necesitas presente.

Edith Gómez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here