En los últimos años, un fenómeno social se ha insertado en las redes sociales: los youtubers, personajes que con una mínima infraestructura han creado una dinámica de debate o cofradía en torno a diversas temáticas cotidianas.

 

En los últimos años, un fenómeno social se ha insertado en las redes sociales: los youtubers, personajes que con una mínima infraestructura han creado una dinámica de debate o cofradía en torno a diversas temáticas cotidianas o de coyuntura con una constante: millones de seguidores y grandes ganancias económicas.

En México han sobresalido Werevertomorro y Yuya, entre otros, quienes cuentan con más de 11 millones de suscriptores y sus ganancias se estiman en más de 80 mil dólares.

Este fenómeno responde, en alguna medida, al impacto que ha tenido internet en todas las profesiones, en primer plano, la del comunicador. Así lo señala el maestro Raúl Luna de la Facultad de Estudios Superiores Aragón.

“Los youtubers, hoy por hoy, representan justamente esa apropiación de los medios para llevar a cabo sus fines de diversión, sus fines comerciales y nos abre una ventana a algo que no estábamos habituados en el pasado, es decir, que cada persona pudiese tener su propio medio; estamos hablando de un cambio muy importante dado que, si nosotros observamos, por ejemplo, el panorama de medios nacionales justamente es eso, son medios tradicionales que han adaptado o han sacado el mejor provecho, por decirlo de alguna manera, el tema de la web pero, no nos habíamos dado cuenta de la capacidad que había, por el otro lado, de los usuarios de apropiarse de los canales que era algo que muchos pensábamos por supuesto, pero no estaba tan bien medido como lo tenemos ahora, tenemos gente que gana millones de pesos, o miles de dólares. Eso es muy importante porque hoy los jóvenes ya no piensan en decir, voy a buscar un trabajo en tal periódico o en tal televisora, piensan en tener su propio canal de Youtube”.

El impacto social de los youtubers refleja el alejamiento de los jóvenes en torno a los discursos ortodoxos y desgastados de los medios convencionales.

Consulta la nota completa en: DGCS UNAM

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here