Guillotina…

Por José Antonio Álvarez Lima.-

Haré una apuesta que deseo perder: el 7 de julio no habrá evaluación de los maestros de primaria, tal como anunció el secretario de Educación Pública.

Los pretextos no los sé, pero los puedo imaginar:

“Las mesas de negociación SEP-SNTE han detectado fallas en el protocolo acordado y, por tanto, se disponen a resolverlas. La evaluación se pospone para después de vacaciones”.

“Las secciones democráticas de Oaxaca, Chiapas y Michoacán han amenazado con ahorcar la Ciudad de México, bloqueando las salidas a Puebla, Pachuca, Querétaro, Toluca y Cuernavaca hasta que la SEP reconsidere las evaluaciones neoliberales.”

“El Instituto Nacional de Evaluación, de reciente creación, recomienda posponer la evaluación hasta que se constituya su Junta de Gobierno y cuente con recursos presupuestarios.”

O sea, el gobierno será presionado por los caciques sindicales por encima y por debajo de la ley, hasta hacerlo fracasar en su ingenuo empeño para modernizar la educación.

El cacicazgo gordillista tiene dos razones poderosas para oponerse: la evaluación revelaría, sin duda alguna, el gran engaño: la mayoría de los maestros han sido trasformados —mediante el terror— en simples marionetas sindicales a costa de su verdadera formación profesional, por tanto, un gran porcentaje saldría reprobado.

Hasta ahora, la única asignatura que tienen que aprobar los maestros para cobrar es la de obediencia y sumisión a sus líderes. Someterlos a una prueba por la autoridad administrativa pondría en duda quién verdaderamente manda. Y quien manda es La Maestra.

El asunto, en realidad, es muy simple: ningún dictador acepta negociar su poder, porque éste está sustentado en una tupida red de miedo, corrupción e impunidad. A los dictadores hay que derrocarlos por la fuerza, mediante la conspiración o la revolución. Los ejemplos sobran: Porfirio Díaz, Hitler, Stalin, La Quina, Jonguitud…

El pasado Día del Maestro la dramaturgia de la Gordillo ante los medios fue verdaderamente cómica. Una mezcla de Coco Chanel y las peores villanas del Canal de las Estrellas. Gritando y amenazando con desestabilizar al país, con el petate del muerto de sacar a las calles a sus agremiados.

Su poder se sustenta en la gran audacia y astucia política que ha desarrollado los últimos 12 años, frente a un grupo de políticos bisoños y temerosos que siempre retroceden ante sus amenazas.

Como todo le ha salido bien hasta hoy, su oposición a cualquier límite a su poder será feroz. La hará con guantes de seda o con manopla de acero. Se disfrazará de Chaplin con Quadri, de Al Capone con Moreira o de incendiaria oaxaqueña con la APPO. Hará lo que sea necesario para defender lo suyo. En la lucha por la sobrevivencia —hay que reconocerlo—, su imaginación ha sido inagotable.

Su poder, sin embargo, está en declive, 22 años de dictadura sindical son muchos. El desgaste de sus procedimientos autoritarios la han minado. Ya tiene agujeros por todas partes.

Si triunfa López o Josefina todo estará en riesgo para ella. Peña tampoco se siente cómodo teniendo cerca una madrina tan peligrosa y desprestigiada.

Fuente: milenio.com
AguasConelAgua728x90 Guillotina…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*