El imaginario de miles de niños y niñas no se entiende sin Las Tres Mellizas. ¿Qué piensa de haberlo logrado?

La primera sorprendida soy yo misma: jamás lo hubiera pensado. Empezamos con los libros y al cabo de un tiempo me vinieron a buscar para hacer la serie de animación. Ver que las historias iban a otros países y que a los niños de todas las culturas les gustaban las mellizas me ha sorprendido mucho, y muy positivamente.

Entonces nunca se hubiera imaginado que Las Tres Mellizas traspasarían fronteras.

No. Bueno, los libros ya las habían pasado, ya habían sido traducidos a muchas lenguas. Fue el motivo por el que me vinieron a buscar para hacer la serie de animación, porque ya las conocían.

Las Tres Mellizas están inspiradas en sus tres hijas. ¿Qué le empujó a crearlas?

La escritora Mercè Company un día me sugirió que tres niñas heroínas era un buen tema para explorar. Y tiramos por ahí.

Cuando empezó a crear las historias de Las Tres Mellizas, ¿tenía claro qué valores quería transmitir?

Principalmente me interesaba divertir de una manera sana a los niños y hacer que cuando estuvieran delante de ellas vieran algo de cierta calidad. Y creo que lo conseguimos.

¿Cómo piensa que han contribuido estas tres pequeñas heroínas en la educación de los niños?

Esto se lo tendría que preguntar a los educadores, aunque veo que se han introducido muy bien en las escuelas. He encontrado chicos que están en la universidad o ya han terminado los estudios que me dicen “¡ay, yo supe quién era Leonardo da Vinci gracias a las mellizas!”. Hicimos capítulos inspirados en Historia de la Literatura: El Quijote, Romeo y Julieta… Nos atrevimos con todo y muchos jóvenes, después de haber conocido muchos referentes culturales por primera vez a través de Las Tres Mellizas, los han encontrado de nuevo durante sus estudios.

Y a la lectura, ¿como han contribuido? Son muchos los hogares que tienen un libro de Las Tres Mellizas.

En la lectura influye especialmente la implicación de los padres y el hecho de que empiecen a contar los cuentos cuando los hijos son pequeños y que ellos, a medida que se hacen mayores, lean por sí mismos. En este sentido, los libros de Las Tres Mellizas pueden fomentar la lectura porque están pensados ​​para niños de entre cinco y siete años y se leen fácilmente.

Consulta la nota completa en: Blog.Tiching.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here