Indicadores educativos en México: perspectiva comparada desde la OCDE

Por José Antonio Ardavín.
Director del Centro de la ocde en México.-

 

Como cada año, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó en septiembre el Panorama de la Educación 2011 que constituye un acervo estadístico de los indicadores de educación de los 34 países miembros y que en esta ocasión incluye, para algunos indicadores, a dos países no miembros: Rusia y Brasil, que participan en el Sistema de Indicadores de la Educación (INES) de la ocde, así como otros países miembros del g20 (Argentina, China, India, Indonesia, Arabia Saudita y Sudáfrica). Por ser la edición conmemorativa del 50 aniversario de la OCDE, el documento incluye una breve reseña de los cambios significativos en materia educativa entre 1961 y 2011. Este artículo hace referencia a dichas modificaciones y pone énfasis en la posición relativa de México en varios indicadores, los avances alcanzados y los retos aún pendientes.

50 AÑOS DE AVANCE EDUCATIVO

En los últimos 50 años, la expansión de la educación ha contribuido a una trasformación fundamental de las sociedades en los países de la OCDE. En 1961 la educación superior era privilegio de pocos e incluso la educación media superior era inalcanzable para la mayoría de los jóvenes en muchos países. Hoy, más de 80% de los jóvenes de entre 25 a 34 años en la ocde han terminado la educación media superior y cerca de 40% en promedio concluyeron la educación terciaria.

México ha tenido avances significativos duplicando el acceso de la población de entre 25 a 34 años a ambos niveles educativos con respecto a la generación que hoy tiene 55 a 64 años, mientras que 21% de la población mexicana de entre 55 y 64 años terminó la educación media superior, este porcentaje se elevó a 42% entre los jóvenes de 25 y 34 años. Una evolución similar se observa en el nivel superior, con sólo 9,8% de aquellos que ahora tienen entre 55 y 64 años y cuentan con educación superior, en comparación con el 20,2% de quienes tienen entre 25 y 34 años y cuentan con ese nivel de estudios. Los estándares de logro continúan entre los más bajos en los países de la OCDE, peores incluso que los de Chile (para ambos niveles educativos) y que los de Brasil (en educación media superior).

Resulta obligado referirse al caso de Corea, que junto con México, pertenecía al grupo de países que en 1961 tenía una baja matriculación en educación media superior y terciaria, Corea con un esfuerzo educativo sin precedentes, ha logrado colocarse como el primer país de la OCDE, en 2011, en ambos rubros (gráfica 1). Hoy prácticamente 100% de los coreanos entre 25 y 34 años cursaron la educación media superior y más de 60% terminaron la educación terciaria, superando a países como Canadá y Japón, quienes partieron de una situación más favorable y tuvieron también avances significativos a lo largo de estas 5 décadas. El caso de Corea demuestra que una apuesta vigorosa por la educación puede constituir un impulso importante al crecimiento de la economía y la reducción de la desigualdad.

EL SISTEMA EDUCATIVO MEXICANO EN PERSPECTIVA COMPARADA

El sistema educativo mexicano ha tenido avances en las últimas décadas, logrando una participación educativa de casi 100% para aquellos en edad de entre 5 y 14 años. Ahora bien, dado que la población de esta edad se reduce a partir de sus niveles más altos en 2007 (gráfica 2), el desafío para México es proporcionar educación a la población más grande de jóvenes que el país verá en algunas décadas y aumentar su inversión por estudiante.

Un gran reto del sistema educativo mexicano es mantener a los egresados de primaria y secundaria dentro del sistema, ya que las tasas de participación para edades en los niveles medio superior y superior siguen siendo bajas. Sólo 52% de aquellos en edad de 15 a 19 años están matriculados y aunque esto representa 10% más que en 2000, resulta bajo comparado con Brasil (75%), Chile (73%) y la media de la OCDE (82%).

Si seguimos avanzando en las edades, podemos ver que la tendencia se mantiene, ya que sólo 11% de los mexicanos de entre 20 y 29 años participan en la educación —2% más que en 2000—, a diferencia de sus homólogos que viven en Chile (23%), Brasil (21%) y en promedio en los países de la ocde (26%). Con 45%, las tasas de graduación en la educación media superior  son las segundas más bajas entre los países de la OCDE después de Turquía —de entre los egresados— y sólo 52% de los estudiantes concluyen sus estudios dentro de la duración teórica de los programas (frente al 68%, en promedio de los otros países de la OCDE).

 

GASTO EDUCATIVO

Muchas de estas mejoras se han dado por el significativo aumento en el gasto en la última década (cerca de 1% el último año), llegando a 5,8%, cerca de la media de la ocde que es de 5,9%. Si lo vemos como proporción del gasto público total, México tiene el porcentaje más bajo de la OCDE (24% en comparación de la media de 43%). La proporción en inversión para la educación —que representa 20,6% del gasto público total— es la mayor entre los países de la OCDE; esto demuestra la importancia que se le ha dado a la educación. Sin embargo, la distribución por alumno y por etapa educativa muestra retos importantes por afrontar.

Captura-de-pantalla-2011-10-21-a-las-15.26.41 Indicadores educativos en México: perspectiva comparada desde la OCDE

Captura-de-pantalla-2011-10-21-a-las-17.15.30 Indicadores educativos en México: perspectiva comparada desde la OCDE

En términos absolutos, la inversión anual por estudiante para todos los niveles educativos asciende a 2 mil 284 dólares (convertidos mediante paridad de poder de compra), pero es considerablemente menor que la media de la ocde: 8 mil 169 dólares. Este nivel es similar al de otros países de América Latina según datos en el Panorama de la Educación 2011  (Argentina, Brasil y Chile).

El gasto por estudiante en educación superior es 3,3 veces mayor que el de educación básica (es decir, la segunda proporción más grande después de Brasil, que gasta 5,4 veces más en un estudiante de educación superior que en un alumno de escuela primaria). La cantidad que se gasta por estudiante en educación superior se mantuvo entre 1995 y 2000, y aumentó 17% entre 2000 y 2008. Esto es, más que el incremento de la media de la OCDE, de 14%.

EL PENDIENTE FUNDAMENTAL: LA CALIDAD

La inversión en educación tiene un alto rendimiento tanto para las personas como para los países, siempre y cuando sea de calidad. México estableció (consciente de esta realidad y del rezago significativo que registró en las evaluaciones de PISA en 2000 y 2003) una meta de desempeño para lograr un promedio de país combinado de 435 puntos en lectura y matemáticas.

Entre 2003 y 2006 los resultados de lectura aumentaron de 400 a 410 puntos y, entre 2006 y 2009, los resultados subieron de nuevo de 410 puntos a 425. Estos resultados están relacionados con una de las más altas proporciones de tiempo de enseñanza dedicado a lectura, escritura y literatura (30% en comparación con la media de la OCDE, de 23%), el segundo porcentaje más alto después de los Países Bajos. En matemáticas, el desempeño de México continúa mejorando, partiendo de 385 puntos obtenidos en 2003, a 406 en 2006, y 419 en 2009, de hecho, fue el país que más mejoró en este periodo. La diferencia en el estatus socioeconómico, tal como lo mide el índice de estatus social, cultural y económico de pisa, aparece principalmente entre  las escuelas en México, y no dentro  de ellas. Esto muestra un nivel de integración bajo entre los diferentes estratos sociales de las escuelas y una segregación entre los establecimientos escolares.

Contrario a lo que podría esperarse, la distribución de los resultados de pisa para México muestra que el desempeño está menos influido por el entorno socioeconómico que en otros países de la OCDE y del g20, con excepción de Indonesia. Esta asociación se redujo 7% entre 2000 y 2009, representando la cuarta caída entre los miembros de la ocde y la segunda más grande entre los países de América Latina que participan en PISA.

Captura-de-pantalla-2011-10-21-a-las-17.19.23 Indicadores educativos en México: perspectiva comparada desde la OCDE

Una de las razones que llevan a los padres a elegir las escuelas de sus hijos es el nivel educativo de la institución, y existe la percepción de que las escuelas privadas ofrecen una mejor educación. En promedio, entre los países de la OCDE, así como en México, la diferencia de desempeño entre escuelas públicas y privadas favorece a las segundas. Sin embargo, después de considerar el entorno socioeconómico de escuelas y estudiantes, la diferencia se invierte y es estadísticamente significativa a favor de las públicas.

En suma, es importante reconocer el progreso que ha tenido el sistema educativo mexicano, pero también insistir en que, dadas las condiciones demográficas del país, se requiere un esfuerzo educativo importante que, en el caso de Corea, se tradujo en una mayor igualdad, productividad y crecimiento económicos.

Entre los retos se encuentra mejorar la eficiencia del gasto, promover la permanencia y asistencia a niveles medio superior y superior, además de mantener el enfoque en la calidad de la educación que se ha dado al usar estándares como la prueba PISA.

Captura-de-pantalla-2011-10-21-a-las-17.20.57 Indicadores educativos en México: perspectiva comparada desde la OCDE

Un comentario en “Indicadores educativos en México: perspectiva comparada desde la OCDE

  1. Jesús Labrador
    13 enero, 2013 at 23:07

    Muy buen articulo, de mucha utilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*