Comunidades virtuales en lenguas amerindias

Captura de pantalla 2013-10-01 a las 13.25.00Hablar, leer, escribir en la lengua materna. ¿Es algo común?

Como hablantes del español nos parece normal utilizar nuestra lengua materna en todas las situaciones cotidianas, como en la comunicación con la familia, amigos, compañeros de escuela o del trabajo y con el personal de hospitales o de alguna oficina de gobierno. También podemos entrar en una librería o biblioteca, o navegar en Internet y encontrar información o diversión sin tener que cambiar necesariamente de idioma. No nos percatamos de que para los hablantes de las lenguas amerindias en México esta situación es diferente: el uso de su lengua materna se reduce a un ámbito familiar y a un círculo reducido de vecinos y amigos. Fuera de su comunidad de origen, la gente no suele hablar su lengua materna porque generalmente los servidores públicos o dependientes de negocios o servicios no la entienden. Al utilizar el español, esta gente se arriesga a sufrir discriminación por su acento extraño o su pronunciación deficiente, errores comunes en el uso de una segunda lengua.

Muchos hablantes de lenguas amerindias no saben leer ni escribir en su idioma materno, lo cual reduce la comunicación a lo estrictamente oral. Hasta ahora, la mayoría de las escuelas bilingües enseñan en lenguas amerindias bajo un modelo de asimilación (Hamel, 2001): no fomentan una lecto-escritura en las lenguas maternas de los alumnos, sino que las usan como una herramienta para facilitar el aprendizaje del español. Ni siquiera existen materiales escritos en todas las lenguas que se hablan en nuestro país. Estos y otros factores han debilitado a las lenguas amerindias hasta el punto en el que la mayoría de ellas están amenazadas a desaparecer (CDI, 2010).

Las TIC y las lenguas amerindias

La situación actual requiere nuevas estrategias de conservación. Los investigadores que se ocupan de la conservación de las lenguas amenazadas utilizan las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) —sobre todo las basadas en Internet— para describir y documentar las lenguas existentes antes de que desaparezcan. Además, las TIC pueden ser muy útiles para generar materiales en estas lenguas con fines educativos y de difusión. Está claro que nos pueden ayudar de varias maneras, la más obvia es la automatización y el manejo de grandes cantidades de datos para su captura, resguardo y anotación (esto incluye la sistematización y el análisis), así como la divulgación de la información sobre la situación actual de las lenguas amenazadas (Bird y Simons, 2003). Varios investigadores se dedican a la documentación lingüística, un campo “dedicado básicamente a compilar y preservar datos lingüísticos primarios y a crear interfaces entre estos datos primarios y varios tipos de análisis basados en ellos” (Himmelmann, 2007). Esta documentación lingüística se apoya mucho en las TIC.

Se puede hacer más con las TIC. Existe un proyecto de documentación lingüística vigente que incluye su uso con TIC. En particular, nos interesó generar dinámicas colaborativas entre hablantes para que sean ellos los que discutan sobre su lengua y trabajen con ella para crear diversos materiales. Esto lo hicimos a partir del trabajo colaborativo en una red social en Internet. Se trata de una propuesta para la lengua teenek, un idioma mayense que cuenta con al menos 215 mil hablantes (INEGI, 2010) en porciones de la Huasteca potosina y veracruzana.

Comunidades virtuales en lenguas amerindias (CVLA)

Con la ayuda de un equipo multidisciplinario de programadores, lingüistas, diseñadores, ingenieros de audio y video, científicos sociales, entre otros, se generó una plataforma en línea llamada Nenek (que es la forma habitual de saludarse en teenek). Nenek crea comunidades virtuales (red social) en teenek (Nenek, 2013). Nosotros llamamos a este tipo de redes “Comunidades Virtuales en Lenguas Amerindias” (CVLA). A partir de esta red el hablante interactúa con otras personas en su lengua madre: crea blogs y páginas web, aporta contenidos digitalizados para la construcción de acervos culturales y lingüísticos, gestiona grupos de trabajo para establecer debates, asociaciones, foros, ofrece y recibe educación a distancia o envía y recibe anuncios, además de construir ambientes de trabajo independientes y privados, y, finalmente, comparte y almacena contenidos en forma privada o pública.

Las organizaciones indígenas, gubernamentales, lingüistas y otros interesados pueden participar y/o consensuar la construcción dinámica de acervos lingüísticos (diccionarios y traductores) o repositorios digitales de patrimonio mediante el uso de las aplicaciones computacionales disponibles en el sitio web del proyecto. Para incentivar a los usuarios, la plataforma les regresa el corpus en la forma de herramientas en línea como e-diccionarios, repositorios de patrimonio y revisores de ortografía. No obstante, antes de ello, existe un proceso de categorización y validación de los materiales donados por parte de hablantes, lingüistas, maestros bilingües y asociaciones indígenas.

Captura de pantalla 2013-10-01 a las 13.25.22Las CVLA y la construcción de un diccionario de teenek

Las CVLA buscan unir a los hablantes que comparten una lengua común a través de Internet. Los usuarios de Nenek pueden contribuir a la generación de un corpus. Sin embargo, también pueden iniciar o participar en proyectos que generen materiales específicos. Estos proyectos se realizan en grupos de trabajo que utilizan un espacio de la plataforma llamado Nenek-joined, que cuenta con herramientas lingüísticas para facilitar estas actividades.

Uno de estos proyectos fue el desarrollo de la construcción, recolección y mantenimiento de un vocabulario o diccionario construido dinámicamente por los mismos usuarios. Los diccionarios son una herramienta clave en la conservación de las lenguas amenazadas (Frawley et al. 2002). También son un producto codiciado entre los hablantes, que aprecian la existencia de este tipo de documento.

Encomendamos a la primera CVLA que creamos en Internet la construcción de un vocabulario que pudiera utilizarse fácilmente por los hablantes como una herramienta de consulta rápida. Una organización civil indígena llamada Dhuchum ts’alap ti tenek A.C. atendió nuestro llamado y, mediante el uso de Nenek, creó un grupo de trabajo al cual se agregaron todos los participantes.

Los integrantes fueron capacitados en el uso de redes sociales así como en aplicaciones de trabajo colaborativo en línea. Durante las sesiones de capacitación los hablantes ingresaban vocablos, ejemplos de uso de cada vocablo y sus definiciones en lengua huasteca. También agregaron un significado en español con el fin de guiar a los hablantes que no dominen la expresión escrita de la lengua. El inicio fue supervisado por los colaboradores de Nenek y la tarea fue completada por los participantes a través del Internet. Actualmente, el diccionario es una herramienta de consulta básica para algunos hablantes de la lengua huasteca.

Conclusiones

Partimos de la idea de que las lenguas amerindias necesitan ampliar sus espacios de uso para garantizar su conservación, es decir, que debe ser “común” emplearlas en todas las situaciones lingüísticas. Uno de los espacios por conquistar es el Internet, donde son prácticamente inexistentes: con Nenek, la lengua teenek está presente en los sitios web.

A la fecha, el proyecto Nenek ha generado sus primeros resultados. La CVLA ha desarrollado Co-Tenek, el primer revisor de ortografía en una lengua amerindia mexicana que fue aceptado por el sitio de diccionarios oficiales de Aspell (GNU Aspell, 2013), contamos con un acervo en línea que contiene prácticamente todos los textos publicados en lengua teenek, así como el primer e-diccionario en teenek que se hizo de manera colaborativa. Quizá el resultado que más nos emociona es que tenemos a más de 800 personas activas en la CVLA que día con día discuten sobre su lengua y cultura, y que podrán generar proyectos para conservar su idioma.

Las CVLA tienen la ventaja de crear espacios en los que los hablantes sean protagonistas de la discusión sobre las lenguas. Ellos participan en la producción de materiales, discuten asuntos considerados importantes y nos presentan su propia visión sobre su lengua y cultura. Además, con las CVLA se coadyuva a la discusión dentro de las comunidades sobre la situación y posición de su lengua. Esta discusión puede influir en las políticas lingüísticas de las comunidades para que exista una mayor valoración de las lenguas amerindias.

Nuestra meta es que la CVLA para el teenek sea permanente y que se replique en otras comunidades lingüísticas. Así, cada vez más hablantes aprovecharán este esfuerzo y participarán activamente en el desarrollo de proyectos participativos en y sobre su lengua materna.

Bibliografía

Bird, S. y G. Simons (2003), “Seven dimensions of portability for language documentation and description”, Language, No. 79, vol. 3, pp. 557-582.

CDI (2010), Índice de Reemplazo Etnolingüístico (IRE) 2000-2005, Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Dirección de Información e Indicadores.

Frawley, W.J.,  K. Hill y P. Munro (2002), “Making a Dictionary. Ten issues”, en Making Dictionaries: Preserving Indigenous Languages of the Americas, University of California Press.

gnu Aspell (2013), A Free and Open Source spell checker, http://aspell.net.

Hamel, R.E. (2001), “Políticas del lenguaje y educación indígena en México. Orientaciones culturales y estrategias pedagógicas en una época de globalización”, en Roberto Bein y Joachim Born (eds.), Políticas lingüísticas. Norma e identidad, Buenos Aires, UBA, pp. 143-170.

Himmelmann, N.P. (2007), “La documentación lingüística. ¿Qué es y para qué sirve?”, en John B. Haviland y J.A. Flores Farfán (eds.), Bases de la documentación lingüística, Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, pp. 15-47.

Nenek (2013), Nenek: The Huastec Social Network, http://www.nenek.mx.

 

Un comentario en “Comunidades virtuales en lenguas amerindias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*